Mujeres en la Música #10: Chavela Vargas

miércoles, julio 22, 2015

Nace en Costa Rica un 17 de Abril de 1919 bajo el nombre de Maria Isabel Anita Carmen de Jesús la reconocida Chavela Vargas, ícono internacional de la música ranchera.


Ella se traslada a México a la corta edad de 17 años para poco después adoptar la nacionalidad del lugar donde pasaría el resto de sus días y formaría su carrera profesional. Chavela comienza a interpretar rancheras en un país y una época donde era inverosímil ver a una mujer cantando penas, desengaños y borracheras; lo común era que si los hombres hablaban de sus sentimientos, era porque estaban ebrios.


Es bien sabido que las canciones rancheras cuentan con grandes bandas con varios instrumentos de fondo, acompañando al mariachi. Es aquí donde Chavela comienza a dar a notar que ella se aparta de cualquier estereotipo, entonando sus canciones tan sólo con su voz acompañada de una guitarra, simulando el tono de voz de un hombre que había tomado tragos de más. Esto llenaba de singularidades a sus canciones, añadiéndole melancolía a un estilo de música ya de por si emocionalmente desgarrador.

Esta joven mujer de gestos desafiantes y actitud retadora que acostumbraba a fumar tabaco, llevar pistola y vestir pantalones cuando todas usaban faldas fue apadrinada por el cantautor José Alfredo Jiménez con quién forjó una gran y duradera amistad y a quién lloró a mares en su velorio; cuentan incluso que llegó cantando borracha y armando un escándalo, y cuando personas intentaron apartarla del sitio, fueron detenidas por la viuda de Jiménez quien exclamó “Déjenla, ella está sufriendo tanto como yo”.

Gracias a sus constantes presentaciones en Acapulco, comienza a hacerse reconocida en distintos círculos artísticos, llegando incluso a cantar en la fiesta nupcial de Elizabeth Taylor y Michael Todd.
Con amigos como Pablo Picasso, Agustín Lara, Gabriel García Márquez, Facundo Cabral, Joaquín Sabina, entre otros, Vargas obtuvo gran fama en parte también por su carrera actoral.

Participó en la serie mexicana Premier Orfeón y en la película La Soldadera. Sus canciones añadieron abundantes tintes de sentimiento en filmes como El Grito de Piedra y el director Pedro Almodovar incluyó muchas de sus canciones a distintas de sus películas.

En 1993 gracias a su presentación en la Sala Caracol de Madrid, Chavela gana seguidores de una nueva generación y la atención de los medios de comunicación, particularmente en España.

Vargas nunca ocultó su sexualidad y soportó con altivez las burlas y los insultos. Abierta y orgullosamente lesbiana, Chavela tuvo varias amantes, pero no mucha suerte en el amor; de sus amantes tal vez la más rumorada fue Frida Kahlo, quien dijo de Chavela, entre cartas a su buen amigo el poeta Carlos Pellicer: “Hoy conocí a Chavela Vargas. Extraordinaria, lesbiana, es más se me antojó eróticamente. No sé si ella sintió lo que yo. Pero creo que es una mujer lo bastante liberal que, si me lo pide, no dudaría un segundo en desnudarme ante ella… Ella, repito, es erótica. Acaso es un regalo que el cielo me envía?”.


Luego de muchos años alejada del cine, Vargas vuelve para interpretar el papel de la Santa Muerte (La Pelona) en la película Frida; acá podrán disfrutar de su interpretación, cantando “La Llorona”

 


En el 2009 presenta el libro, con la colaboración de María Cortina, “Las verdades de Chavela” en el cual entrega los acontecimientos más importantes de su vida. En abril del 2012, a sus 93 años, lanza su último disco/libro Luna grande, el cual es un maravilloso revival de los poemas de Federico Garcia Lorca.
Este trabajo fue presentado en España en Julio del 2012 cuando tuvo que ser internada por fatiga y taquicardia, luego de recuperarse vuelve rápidamente a México, sabía que sus días estaban contados.

Luego de más de una veintena de discos publicados, Vargas es internada en un hospital de Cuernavaca con problemas al corazón, pulmones y riñones, estaba claro que su viaje a España tuvo que ver en su complicación de salud. Se le preguntó si estaba arrepentida de haber realizado tal viaje, a lo que ella responde muy a su manera: “Yo sabía perfectamente bien cuáles eran los costos, y claro que valió la pena. Le dije adiós a Federico, les dije adiós a mis amigos y le dije adiós a España. Y ahora vengo a morir a mi país”.

Un domingo 5 de agosto del mismo año su cuenta oficial de Twitter reza la siguiente frase: “Silencio, silencio: las amarguras volverán a ser amargas… se ha ido la gran dama Chavela Vargas”.

Ella vivió como quiso sin pedir perdón y sin remordimientos. Hablaba de la muerte abiertamente, solía decir: “Quiero morirme un martes, para no fregarle el fin de semana a nadie. Nada sucede los martes, son muy aburridos”.

Los dejo aquí, con la maravillosa “Adoro”
Espero la disfruten tanto como lo hice yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *